Alberto Fernandez: "A partir de las 00:00 del viernes nadie puede moverse de sus casas"

El presidente Alberto Fernández decretó el aislamiento social preventivo y obligatorio para todo el país desde las 0 de hoy hasta la medianoche del 31 de marzo para contener el avance del coronavirus en la Argentina, donde hay 128 casos confirmados, entre los que se contabilizan 3 muertes. Sólo se podrá salir de los domicilios para ir a farmacias, comprar comida o centros de salud; las fuerzas de seguridad serán las encargadas de controlar que se cumpla la media; y estarán exceptuados de la cuarentena los empleados del área salud, las autoridades del Gobierno nacional y las administraciones provinciales y municipales, quienes trabajan en la producción de alimentos, medicamentos y petróleo y los trabajadores de prensa.

En la reunión que el jefe de Estado mantuvo por la tarde con los gobernadores en la Quinta de Olivos se analizó la situación actual y se definieron los detalles respecto a cómo se implementaría la cuarentena. En su totalidad, los mandatarios brindaron su apoyo para frenar la propagación del COVID 19 y se comprometieron a que las fuerzas de seguridad provinciales patrullen las calles, además decidieron la conformación de "un Gabinete federal" para hacer un seguimiento de la pandemia y las cuestiones ligadas a la economía. Uno de los más apurados por implementar la medida es el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, debido a que la Ciudad es el distrito con el mayor número de infectados.

Al finalizar el cónclave, acompañado por los mandatarios Omar Perotti, de Santa Fe; Axel Kicillof, de la provincia de Buenos Aires; Gerardo Morales, de Jujuy; y Rodríguez Larreta; el presidente realizó el anuncio: "Todas las personas deberán permanecer en sus casas". Y detalló que la medida, que estableció a través de un DNU, es para "evitar que el ritmo del contagio se acelere y que el sistema sanitario pueda atender a todos".

"En toda la Argentina, a partir de las cero horas, deberán someterse al aislamiento social preventivo y obligatorio todos los argentinos y las argentinas. Nadie puede moverse de su residencia", dijo Fernández. Y advirtió que será "inflexible" y "severo" con quienes no cumplan la directiva.

El jefe de Estado subrayó que "sólo se podrá salir" para ir a "negocios de cercanía, almacenes, ferreterías y farmacias" y que las personas que violen el aislamiento obligatorio serán acusadas de delito contra la salud pública, por lo que podrían ser detenidas en caso de no tener una causal para estar en las calles.

"Entiéndase que desde las 0, la Prefectura y Gendarmería, la Policía Federal y las provinciales, estarán controlando quién circula por la calle . Aquél que no pueda explicar qué hace en la calle se verá sometido a las sanciones que el Código Penal prevé para quien viola las normas", remarcó el mandatario. Y aseguró que el Gobierno nacional y los provinciales serán " muy severos con quiénes no respeten el aislamiento planteando".

Sólo estarán exceptuados de hacer la cuarentena obligatoria aquéllos que trabajan en las administraciones "nacionales, provinciales y municipales en los niveles de conducción política", los empleados de la sanidad, fuerzas de seguridad y armadas; los trabajadores de prensa y quienes desempeñan tareas en la producción de alimentos, fármacos, petróleo, refinerías de naftas y gasoil. Funcionarán los cajeros automáticos pero los bancos permanecerán cerrados. Y adelantó que que dictarán normas para aliviar la situación de monotributistas y de los trabajadores del sector no formal.

La publicación del DNU despejará interrogantes puntuales sobre los alcances de la medida en relación a las actividades comerciales que permanecerán activas.