CIFRAS QUE DUELEN: EL MAPA DEL HAMBRE EN LA ARGENTINA

CIFRAS QUE DUELEN: EL MAPA DEL HAMBRE EN LA ARGENTINA

El Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica (UCA), realizó una proyección de la inseguridad alimentaria,  a partir de una medición de la encuesta de la deuda social argentina,  que buscó captar la situación de vulnerabilidad al acceso de los alimentos por problemas económicos. El resultado dio unos 9514 hogares en riesgo crítico y alto en toda la Argentina. 

"La cartografía nos permitió saber la incidencia del problema y la magnitud. Las zonas rojas del noroeste argentino (NOA) y del noreste argentino (NEA),  son las más afectadas, como alguna zona de la Patagonia, como Neuquén y Río Negro, sobre todo", le aseguró a cronica.com.ar la coordinadora del Barómetro de la Deuda Social de la Infancia del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA, Ianina Tuñón

Ocho niños wichís fallecieron en Salta (Gentileza La Izquierda Diario).

"La seguridad alimentaria en zonas rurales y urbanas son muy diferentes. Hoy son noticia los Wichís que tienen una problemática estructural porque están privados de medidas de saneamiento mínimas.  Por la falta del acceso al agua son niños que padecen de desidratación, que no les permite ingerir los alimentos a los cuales pueden acceder, porque los  alimentos se absorben a través de la hidratación", aseguró Tuñón. 

Para la coordinadora del barómetro, el  problema estructural es distinto en las zonas rurales que está asociado a la desnutrición infantil. En cambio, en zonas como el conurbano bonaerense, el problema está asociado a la obesidad infantil. "Porque principalmente se consumen harinas, arroz, fideos, carnes con mucha grasa,  y ahí  la contra cara es la obesidad infantil", dijo. 

"En la política que está diseñando el nuevo gobierno, con la tarjeta alimentaria por ejemplo, se ataca la coyuntura y la crisis de una problemática urbana. No atacan las problemáticas estructurales como en las zonas rurales y los Wichís", aseguró Tuñón.  

Para la investigadora, "hay que comprender lo que está sucediendo" ya que son poblaciones que no tienen acceso a los servicios básicos, tienen dificultades para acceder al agua potable, a un hábitat "relativamente" salubre, tienen problemas para acceder a los alimentos porque son sumamente pobres y no tienen una economía,  ni una actividad,  que les pueda garantizar su subsistencia. 

 "Hay que comprender lo que está sucediendo para poder diseñar políticas que se adecuen a estas poblaciones", señaló Tuñón.