FARIÑA RENUNCIO AL PROGRAMA PROTECCIÓN DE TESTIGOS

El imputado colaborador Leonardo Fariña se presentó este viernes ante el Tribunal Oral que lo juzga junto al detenido empresario Lázaro Báez por presunto lavado de activos para explicar los motivos por los cuales renunció al programa de protección de testigos del Ministerio de Justicia de la Nación.

El empresario habló  y afirmó que no renunció por el DNU a través del cual el Gobierno quiere traspasar el Programa a la órbita del Poder Judicial. "Renuncié por cuestiones personales, tengo una situación de salud de mi viejo bastante complicado.

Sin embargo también se refirió al posible decreto para traspasar el Programa al ámbito de la Justicia federal. "No me gustó la posición en que quedé respecto del DNU (Decreto de Necesidad y Urgencia), me lo endilgan a mí para tapar alguna irregularidad, cosa que no es así", dijo, aunque admitió que "el tratamiento que se le dio" por parte de "cierto sector" de la prensa lo motivó "bastante" a tomar la decisión.

"Me equivoqué bastante. Aprendí de todo lo que me pasó. No creo que el cambio electoral le de temor a los jueces que me juzgan. Jurídicamente fui bien detenido, pero moralmente fue una persecución", sostuvo Fariña. Y agregó: "Creo que con esta decisión elimino la posibilidad de que digan que es por mí que cambia la órbita de del programa de protección de testigos"

El financista explicó que ya se mudó del domicilio reservado que tenía asignado en el programa. Además negó haber sido presionado "ni inducido a decir absolutamente nada", y agradeció al ministro de Justicia, Germán Garavano, y a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

El Tribunal Oral Federal 4 lo convocó en los tribunales federales de Retiro luego de ser notificado de la decisión y el arrepentido ingresó poco después de las 9 a una audiencia con los jueces María Gabriela López IñiguezNéstor Costabel y Adriana Pallioti.