UN RIOJANO EN LA CALLE CORRIENTES